Home / Seja Poderosa / ¿QUIERES SABER SI ÉL ES CONFIABLE O NO?

El Mayor Portal de Cursos online Para Mujeres del MUNDO

¿QUIERES SABER SI ÉL ES CONFIABLE O NO?

SHARE
, / 4409 0

¿YA HAS OÍDO HABLAR SOBRE “MICROEXPRESIONES”?

No es lo que dice que entrega una mentira, sino cómo lo dice.

El 55% de las mentiras se captan al observar los gestos que la persona hace mientras miente, el 38% por la entonación de su voz y solo el 7% por lo que dice la persona.

Las reglas para descubrir una mentira sirven tanto para hombres como para mujeres, y solo no son válidas para un determinado grupo de personas que son psicópatas. Estos sujetos no tienen remordimientos y mienten naturalmente sin caer en la trampa de la detección. Algunos incluso logran eludir los gestos porque ya tienen conocimiento de las tácticas de percepción de mentiras, utilizadas por los investigadores.

Así que vamos allá: las personas normales, cuando mienten, tienden a encogerse, sus manos tienden a cerrarse. Si están sentados en una silla, inclinan el respaldo, pueden encogerse de hombros o alejarse de ti.

La persona normal, al mentir o al ser atrapado por sorpresa, tiende a mirar hacia arriba y hacia la derecha, porque este es el lado del cerebro que elabora el razonamiento lógico y en este momento comienza a formatear una historia lógica para la mentira, mientras los ojos buscan información.

Generalmente, cuando uno mira hacia arriba y hacia la izquierda, busca en el recuerdo un hecho que ya ha sucedido y está reviviendo la sensación del momento recordado. Sin embargo, si el mentiroso ya está preparado para tu pregunta, puede ser que él mire hacia arriba y hacia la izquierda buscando la mentira ya elaborada en la memoria, por lo que siempre es bueno atrapar al individuo con total sorpresa para captar las reacciones de manera más asertiva.

Ten cuidado con personas que te miran fijamente a los ojos mientras responden una pregunta, es posible que quieran forzar una verdad inexistente, pues la información más común que existe sobre la mentira es que la persona mentirosa tiene la tendencia a desviar la mirada.

Aquellos que mienten necesitan tiempo para elaborar y descubrir la correlación de lo que están diciendo con los “hechos” para que la mentira no sea evidente, por lo que cuando los sorprenden, los mentirosos tienden a no querer responder de inmediato.

Pueden usar frases como esta: “Ahora no es un buen momento para hablar, ¿podemos hablar sobre esto más tarde?” Esta es una manera de ganar tiempo. Por ello, cuando quieres hacer una pregunta importante,  hazla personalmente y nunca al teléfono, ni tampoco dejes claro de que una conversación se iniciará en breve, pues así logras atrapar a la persona por sorpresa y no dejas que prepare mentalmente una mentira.

Una táctica importante es que hagas la pregunta a una distancia de 50 cm de la persona, frente a ella, ya que su cerebro está ocupado con tu proximidad y no se centra en la invención de la mentira.

Por lo general, la persona que miente está más tranquila al ser acusada, o se queda enmudecido y sin mucha expresión facial. Una persona que no está acostumbrada a mentir se avergüenza de mostrar una reacción adversa al instante, para que lo sepas, el cinismo también es una cuestión de entrenamiento.

Con la excepción de los psicópatas, que nacen naturalmente cínicos y se frustran al ser desenmascarados porque no admiten que seas más inteligente que ellos y, por lo tanto, se llenan de rabia, te agreden con palabras o incluso físicamente. Los inocentes casi siempre se desesperan tratando de demostrar su inocencia.

Comúnmente, la persona se aclara la garganta cuando habla y generalmente no gesticula tanto como cuando dice la verdad. Por supuesto, esto se aplica a las personas que no tienen el hábito de aclararse la garganta.

Otros puntos importantes, como llevarse la mano a la boca, la nariz y los ojos, pueden evidenciar una mentira, porque el cerebro conoce la verdad y en su profundidad no quiere mentir y, por lo tanto, no quiere ver la mentira, ocultando el órgano mentiroso con la mano. También hay una tendencia a que la persona ponga su mano en el cuello.

Enciende tu luz de alerta cuando veas que la persona:

– Levanta uno de sus hombros

– Parpadea lentamente al afirmar un hecho, recuerdas, ¿verdad? El cerebro no quiere ver mentiras.

– Completa la explicación con demasiados detalles y siga tratando de ajustar la historia al 100%, agregando más y más detalles en un intento de asegurarse de que te lo crees.

– Desvía la mirada hacia otro lado rápidamente al ser sorprendido por la pregunta acusatoria.

– La persona tiende a querer abandonar el lugar y, por lo tanto, sus pies giran hacia la salida. O entonces hace el intento de cambiar de tema.

– La voz del mentiroso es inicialmente más baja, ya que las cuerdas vocales se tensionan, sin embargo, puede intentar hablar más alto poco después y escucharás una voz más forzada.

– Muchos mentirosos colocan objetos entre vosotros, creando “barreras” como por ejemplo, almohadas.

Algo importante, todos mentimos. Si no hubiera mentira, la supervivencia en la sociedad sería imposible. Las personas más “santas” mienten aproximadamente 3 veces al día. Lo normal es llegar a 20 pequeñas mentiras, como: “Me encantó tu regalo”, o “ahhh, no tenías que preocuparte” o “Claro que estoy bien …”

Estas tácticas que te he pasado no son para que vivas en la paranoia, tratando de descubrir toda y cualquier mentirijilla de otras personas a tu alrededor o que permanezcas constantemente acusando a la gente: “¡Ahaaá, te pillé mintiendo!”.

Todo esto es para que estés alerta, observes a las personas que te rodean y no permitas ser seriamente engañada, especialmente en las relaciones, después de todo, tu corazón vale oro y no puede ser herido.

Si vives con alguien que te hace sospechar, ya sabes, es mejor alejarte de la persona si previamente te ha dado razones para no creer en ella, porque realmente, la confianza rota en innumerables ocasiones no se puede arreglar.

Por un tiempo estoy de acuerdo, hay salvación de la amistad o la relación, especialmente si el vínculo aún no se ha fortalecido, incluso porque, si nunca permites vivir con la mentira, sabes, no convives ni contigo misma.

Y para ti que todavía no me conoces, amiga… Yo, Vanessa de Oliveira, vengo, hace años y años, orientando y enseñando mujeres a través de diversos cursos que envuelven el arte de la atracción, de la seducción y de la conquista, resumidamente. A grosso modo, amiga, yo enseño sobre pompoarismo, sobre coqueteo, sobre técnicas comportamentales para actuar directamente en las estructuras mentales de ellos y influenciarlos a hacer aquello que tú deseas…

Ciertamente, preciosa, al enterarte más sobre los enseñamientos que transmito a través de mis cursos, tú te convertirás en una mujer verdaderamente poderosa. Son años y años, ayudando a miles de mujeres y los testimonios a continuación hablan por sí solos, echa un vistazo:

Estos son apenas algunos, entre los miles de los testimonios que recibo día tras día, amiga y no paran. Yo creo que, como una mujer inteligente, si has llegado hasta aquí, ciertamente tú estás dispuesta y quieres ir mucho más allá, ¿No es así?

Pues bien amiga… Al hacer click en el botón de abajo, tendrás acceso a contenidos increíbles que te van a ayudar, en poquísimo tiempo, a alcanzar el mismo estado emocional y gratitud de estas mujeres que he mencionado. Y si tú piensas que existe alguna “magia” ahí, nada de eso, preciosa… Apenas vengo aprimorando mis técnicas y orientando a que las mujeres logren desarrollarse ellas mismas… Apenas eso…

Estamos hablando de un conocimiento que envuelve el dominio sobre las estructuras comportamentales y, para ello, amiga, basta que sigas mis instrucciones y estar abierta para aprender más sobre ti misma y sobre hombres, que la cosa simplemente sucederá sin que mismo te des cuenta… Cuando notes, pam, ya pasó… Más o menos así.

Existen dos fuerzas que mueven a todas las formas de vida, amiga: son la fuerza de la PROCREACIÓN y la fuerza de la PRESERVACIÓN, que son convertidas en DESEO y, la segunda, en MIEDO.

Aprende conmigo sobre cómo tú puedes usar esas dos fuerzas con los hombres a tu favor y pues estar segura que todo lo que motiva al hombre está relacionado, directamente, a esa fuerza poderosa del deseo… Durante años vengo dedicándome a los estudios profundos sobre las relaciones humanas y el resultado, son los cursos que, te garantizo, realmente te ayudarán a tornarte una mujer mejor en todos los sentidos, amiga… Echa un vistazo, resumidamente, lo que he preparado para ti en mi curso Mujer Magnética: 30 Días Para Cambiar Tu Vida:

Módulo 01 – El poder del Autoestima Inquebrantable

En el Módulo 01 accederás al primer pilar: cuándo una mujer decide realmente ser poderosa y autoconfiante, o sea, trabajaremos tu autoestima.

Módulo 02 – Sé Seductora Por Encima de Todo

En el Módulo 02 aprenderás cómo usar tu poder de conquistar y reconquistar a los hombres, al final de este módulo estarás lista y sabrás todo sobre técnicas de seducción, y también, ¡A cómo hacer con que los hombres se interesen y se enamoren por ti!

Módulo 03 – Cómo Ser Una Diosa

En el módulo 03 aprenderás a cómo ser una Mujer Bien Resuelta en la Cama, aprendiendo todo sobre el sexo y , también, ¡Sobre cuál es la importancia de esta poderosa energía en tu vida!

Aprenderás cómo realmente convertirte en una Mujer con Pecho de Acero, capaz de colocar nuevamente tu vida amorosa en el orden que tú quieres. ¿Estás convencida? Haz click en el botón de abajo y accede, amiga… Te espero.

Este es el paso a paso perfecto para despertar la Mujer Poderosa que hay en ti y hacer con que cualquier hombre se enamore por quien tú eres verdaderamente y no “parcialmente” que es como termina siendo, cuando no potencias lo mejor de ti.

Nos vemos del otro lado amiga… Espero que este artículo te haya aclarado un poco las cosas…

Un beso grande.

Vanessa de Oliveira.